Back to top

Nosotros

Para conquistar nuevos horizontes debemos estar dispuestos a perder de vista la orilla.

Historia

Casa Calera es una empresa relativamente joven, somos orgullosos y dignos representantes de la gran tradición nacional de producción de Tequila, la cual pretendemos seguir manteniendo por años venideros y heredar el acervo tequilero a nuestras siguientes generaciones.

Nuestro viaje comienza.

Este gran sueño es traído a la realidad por un grupo de personas visionarias, que unidos por su amor al tequila, dieron arranque a la destilería el último día de febrero de 1997.

Estos hombres de gran carácter han sido quienes han dado vida a Casa Calera, siempre poniendo todo su esfuerzo y dedicación con el objetivo de brindar a todos sus clientes destilados de gran calidad.

Casa Calera se establece en Tlajomulco de Zuñiga, ya que los antepasados de la familia habitaban en esta zona desde hace muchos años, en lo que en la actualidad se conoce como Hacienda La Calera.

nosotros14
Proceso
nosotros15

Excelencia de calidad

Nuestra veneración a las tradiciones y nuestro conocimiento del campo en la siembra y  cosecha del agave tequilana weber, es lo que nos ha dado la sabiduría para encontrar las mejores piñas para la producción de nuestros destilados.

Buscamos en nuestro proceso de fabricación apegarnos a las raíces artesanales en la elaboración de nuestros destilados, esto es lo que da como resultado Tequilas de gran calidad y excelente sabor.

Casa Calera cuenta con todos los certificados de conformidad que expide el Consejo Regulador del Tequila (CRT), así como el certificado de la Norma 049 referente a la elaboración de licores y cremas al Tequila.

Nuevos horizontes

Los frutos de la gran dedicación y arduo trabajo ha hecho que la empresa presentara varias ampliaciones a nuestros terrenos colindantes, así como remodelaciones hasta convertirse en lo que es el día de hoy.

De igual manera imprimimos un gran esfuerzo en nuestras operaciones diarias, buscando mejorar continuamente nuestros procesos. Esta filosofía de trabajo ha hecho que Casa Calera llegará a otras fronteras, ofreciendo nuestros destilados de gran calidad al extranjero.

Nuestra gran pasión y amor por el tequila serán siempre nuestro impulso para encontrar nuevos horizontes que nos permitan compartir con el mundo nuestra gran tradición tequilera.

Amor al Tequila
0%
Pasión y dedicación
0%

Por ellos es posible

Agricultor

El Corazón del Campo

Es la persona dedicada a plantar y cuidar con dedicación los agaves.

El Corazón del Campo

El Jimador

Destreza pura

Es la persona dedicada a cosechar y Jimar el agave con el uso de sus habilidades al usar la coa.

Destreza pura

Molinero

Tradición viva

Es la persona encargada de la extracción de las mieles del agave después del proceso de cocción.

Tradición viva

Maestro Tequilero

Evaluador de experiencia

Es el que está involucrado en todo el proceso de producción, lo domina y conoce al 100%.

Evaluador de experiencia

ACERVO TEQUILERO

Acervo

El espíritu de la Tierra.

Todo comienza en el campo, ahí es en donde nace la magia con el magnífico Agave Azul, Tequilana Weber. El secreto para obtener un gran Tequila, radica en tener una gran selección de materia prima, la concentración correcta de azúcar en el Agave es primordial para la buena calidad del producto final.

Es por esto que se tienen que cuidar durante todo el crecimiento del Agave: la húmedad, la calidad del agua, combatir climas extremos, cuidarlo de plagas y siempre darles el mantenimineto correcto a las plantas, el cuidado de todos estos aspectos es clave.

A nivel mundial, Jalisco, presenta las condiciones geográficas adecuadas para el desarrollo total y pleno del Agave Azul, Tequilana Weber. Es por eso que la región cuenta con la denominación de origen, lo que hace que solo los agaves que se producen aquí puedan transformarse en Tequila, cualquier otro que no pertenezca a la región será clasificado y considerado como un destilado de agave.

La paciencia y dedicación de los agricultores lo es todo para la buena cosecha del agave, ya que deben de pasar de 6 a 8 años para que el Agave pueda ser cosechado y jimado. La consistencia en el cuidado a lo largo de todo el proceso de crecimiento da como resultado agaves de gran calidad.

Espíritu Tierra
Acervo

El espíritu de la Tierra.

Todo comienza en el campo, ahí es en donde nace la magia con el magnífico Agave Azul, Tequilana Weber. El secreto para obtener un gran Tequila, radica en tener una gran selección de materia prima, la concentración correcta de azúcar en el Agave es primordial para la buena calidad del producto final.

Es por esto que se tienen que cuidar durante todo el crecimiento del Agave: la húmedad, la calidad del agua, combatir climas extremos, cuidarlo de plagas y siempre darles el mantenimineto correcto a las plantas, el cuidado de todos estos aspectos es clave.

A nivel mundial, Jalisco, presenta las condiciones geográficas adecuadas para el desarrollo total y pleno del Agave Azul, Tequilana Weber. Es por eso que la región cuenta con la denominación de origen, lo que hace que solo los agaves que se producen aquí puedan transformarse en Tequila, cualquier otro que no pertenezca a la región será clasificado y considerado como un destilado de agave.

La paciencia y dedicación de los agricultores lo es todo para la buena cosecha del agave, ya que deben de pasar de 6 a 8 años para que el Agave pueda ser cosechado y jimado. La consistencia en el cuidado a lo largo de todo el proceso de crecimiento da como resultado agaves de gran calidad.

Espíritu Tierra
Acervo
Arte del Jimador

El arte del Jimador

Una vez transcurrido el tiempo de crecimiento del Agave, es cuando el Jimador entra en acción, utilizando una herramienta llamada Coa que es un cuchillo de hoja plana peligrosamente afilado; la destreza y habilidad en el manejo de la Coa permiten al Jimador separar las partes que no son aprovechables de las pencas del Agave.

Recordemos que todo el proceso de Jima es completamente manual debido a las incosistencias en los tamaños de los agaves, así como la inaccesibilidad y poca uniformidad en los terrenos de cultivo que impiden el uso de maquinaria industrial, haciendo a el Jimador el más importante jugador en el proceso de la creación de Tequila.

Acervo
Arte del Jimador

El arte del Jimador

Una vez transcurrido el tiempo de crecimiento del Agave, es cuando el Jimador entra en acción, utilizando una herramienta llamada Coa que es un cuchillo de hoja plana peligrosamente afilado; la destreza y habilidad en el manejo de la Coa permiten al Jimador separar las partes que no son aprovechables de las pencas del Agave.

Recordemos que todo el proceso de Jima es completamente manual debido a las incosistencias en los tamaños de los agaves, así como la inaccesibilidad y poca uniformidad en los terrenos de cultivo que impiden el uso de maquinaria industrial, haciendo a el Jimador el más importante jugador en el proceso de la creación de Tequila.

Acervo

El resultado de la Jima es la obtención de la “Piña del Agave”, que está formado por el tallo y la parte basal de las pencas en donde se encuentran almacenados los carbohidratos utilizados para la elaboración del Tequila.

El oficio de un Jimador es transmitido de forma generacional, es necesario varios años de práctica y experiencia para dominar el manejo de la Coa e identificar los Agaves maduros. Un Jimador con buenas habilidades puede llegar a Jimar hasta 180 “Piñas de Agave” en un solo día.

Acervo

El resultado de la Jima es la obtención de la “Piña del Agave”, que está formado por el tallo y la parte basal de las pencas en donde se encuentran almacenados los carbohidratos utilizados para la elaboración del Tequila.

El oficio de un Jimador es transmitido de forma generacional, es necesario varios años de práctica y experiencia para dominar el manejo de la Coa e identificar los Agaves maduros. Un Jimador con buenas habilidades puede llegar a Jimar hasta 180 “Piñas de Agave” en un solo día.

Acervo

Forjado por el fuego. La cocción.

Al llegar a la destilería, o a veces en el mismo campo, las “Piñas de Agave” cosechadas se ´rasuran´, es decir, se cortan los restos de las bases de las pencas al ras de la “Piña del Agave”.

Una vez rasuradas y limpiadas de las partes que no son aprovechables, las “Piñas de Agave”, que generalmente son cortadas por la mitad antes de introducirlas al horno o autoclave, será sometidas a un proceso de cocción en hornos de mampostería, en donde se empleará vapor a una temperatura entre los 100 ºC y 110 ºC para que las “Piñas de Agave” liberten todos los azúcares que se encuentran en ellos, el resultado de este proceso  es un ´jugo´al que se le conoce como ´Mosto´, dependiendo el tipo de horno que se utilice, el proceso de cocción puede tardar de 24 a 48 horas.

Cocción
Acervo

Forjado por el fuego. La cocción.

Al llegar a la destilería, o a veces en el mismo campo, las “Piñas de Agave” cosechadas se ´rasuran´, es decir, se cortan los restos de las bases de las pencas al ras de la “Piña del Agave”.

Una vez rasuradas y limpiadas de las partes que no son aprovechables, las “Piñas de Agave”, que generalmente son cortadas por la mitad antes de introducirlas al horno o autoclave, será sometidas a un proceso de cocción en hornos de mampostería, en donde se empleará vapor a una temperatura entre los 100 ºC y 110 ºC para que las “Piñas de Agave” liberten todos los azúcares que se encuentran en ellos, el resultado de este proceso  es un ´jugo´al que se le conoce como ´Mosto´, dependiendo el tipo de horno que se utilice, el proceso de cocción puede tardar de 24 a 48 horas.

Cocción
Acervo
Molienda

Bajo presión se forma el diamante. La molienda.

Una vez que las “Piñas del Agave” se cuecen, estas pasan a trozarse con una desgarradora parecida a los molimos automáticos, una vez que la “Piña del Agave” se encuentra en trozos, estos pasan a ser aplastados y desgarrados para separar las fibras del Agave. La fibra de Agave avanza a través de una prensa tornillo para extracción del jugo de la fibra de agave, a través de un gusano helicoidal con capacidad de extraer la húmedad contenida en la fibra desde 100 hasta 400 toneladas de agave por día.

En este paso se le inyecta agua, normalmente caliente y a una presión elevada, haciendo que los jugos dulces contenidos en las fibras se separen y se mezclen con el agua. Este jugo dulce es recuperado por una parte de la máquina, a estás fibras se le conoce como bagazo. El bagazo que queda son prensados para extraerles la mayor cantidad de líquido posible, el cuál se mezcla con el resto del jugo dulce, para pasar ahora al proceso de fermentación.

Acervo
Molienda

Bajo presión se forma el diamante. La molienda.

Una vez que las “Piñas del Agave” se cuecen, estas pasan a trozarse con una desgarradora parecida a los molimos automáticos, una vez que la “Piña del Agave” se encuentra en trozos, estos pasan a ser aplastados y desgarrados para separar las fibras del Agave. La fibra de Agave avanza a través de una prensa tornillo para extracción del jugo de la fibra de agave, a través de un gusano helicoidal con capacidad de extraer la húmedad contenida en la fibra desde 100 hasta 400 toneladas de agave por día.

En este paso se le inyecta agua, normalmente caliente y a una presión elevada, haciendo que los jugos dulces contenidos en las fibras se separen y se mezclen con el agua. Este jugo dulce es recuperado por una parte de la máquina, a estás fibras se le conoce como bagazo. El bagazo que queda son prensados para extraerles la mayor cantidad de líquido posible, el cuál se mezcla con el resto del jugo dulce, para pasar ahora al proceso de fermentación.

Acervo

Hermosa química. La fermentación.

Una vez que se extrajeron los jugos del agave en el proceso de la molienda, estos se depositan en tinas enormes de acero inoxidable, donde el objetivo de esta etapa consiste en transformar en alcohol los azúcares que se obtuvieron desde el proceso de cocción de las “Piñas de Agave”.

La fermentación es un proceso biológico natural que es provocado por microorganismos o bacterias, para que este proceso pueda llevarse a cabo, es necesario la presencia de agua, azúcar y levaduras; estas últimas son las que permiten separar las moléculas de la glucosa para producir étanol y dióxido de carbono. Durante este proceso se forman gran parte de los compuestos volátiles aromáticos que dan al Tequila sus aromas característicos y sabores distintivos.

Fermentación
Acervo

Hermosa química. La fermentación.

Una vez que se extrajeron los jugos del agave en el proceso de la molienda, estos se depositan en tinas enormes de acero inoxidable, donde el objetivo de esta etapa consiste en transformar en alcohol los azúcares que se obtuvieron desde el proceso de cocción de las “Piñas de Agave”.

La fermentación es un proceso biológico natural que es provocado por microorganismos o bacterias, para que este proceso pueda llevarse a cabo, es necesario la presencia de agua, azúcar y levaduras; estas últimas son las que permiten separar las moléculas de la glucosa para producir étanol y dióxido de carbono. Durante este proceso se forman gran parte de los compuestos volátiles aromáticos que dan al Tequila sus aromas característicos y sabores distintivos.

Fermentación
Acervo
Destilación

Concentrando la pureza. La destilación.

Al finalizar la reacción biológica natural de la fermentación, se han obtenido los alcoholes etílicos a partir del azúcar del Agave; a este nuevo producto se le conoce en la industria como `mosto´. Los mostos son trasladados a la torre de destilación o a un alambique,  en donde se obtendrá un producto que se conoce como `el ordinario´. Este  Tequila `ordinario´ se tomará como base para poder generar toda la gama de  Tequilas de Casa Calera, mediante un proceso de dilución para regular la graduación alcohólica del producto.

De acuerdo con la norma el porcentaje (%) del volumen de alcohol final para todas las variantes y categorías de Tequila deben de ubicarse en un rango entre: 35% al 55%. De igual manera si el producto se encuentra hecho para exportación este tendrá que ajustarse para que cumplan con los gustos del cliente y las normativas legales del país al que será exportado. En México comúnmente se encuentra en el mercado Tequilas con graduaciones de alcohol de: 35%, 38% y 40%, es muy extraño encontrar un Tequila con un volumen de alcohol superior a los 45%, aunque de acuerdo a la norma es posible comercializar Tequila con 55% de alcohol como máximo.

Acervo
Destilación

Concentrando la pureza. La destilación.

Al finalizar la reacción biológica natural de la fermentación, se han obtenido los alcoholes etílicos a partir del azúcar del Agave; a este nuevo producto se le conoce en la industria como `mosto´. Los mostos son trasladados a la torre de destilación o a un alambique,  en donde se obtendrá un producto que se conoce como `el ordinario´. Este  Tequila `ordinario´ se tomará como base para poder generar toda la gama de  Tequilas de Casa Calera, mediante un proceso de dilución para regular la graduación alcohólica del producto.

De acuerdo con la norma el porcentaje (%) del volumen de alcohol final para todas las variantes y categorías de Tequila deben de ubicarse en un rango entre: 35% al 55%. De igual manera si el producto se encuentra hecho para exportación este tendrá que ajustarse para que cumplan con los gustos del cliente y las normativas legales del país al que será exportado. En México comúnmente se encuentra en el mercado Tequilas con graduaciones de alcohol de: 35%, 38% y 40%, es muy extraño encontrar un Tequila con un volumen de alcohol superior a los 45%, aunque de acuerdo a la norma es posible comercializar Tequila con 55% de alcohol como máximo.

Acervo

La recompensa de la paciencia. El añejamiento.

Los productos que se obtienen en el proceso de destilación, en conjunto con el proceso de dilución de grados de alcohol, nos dan como resultado un Tequila Blanco que será depositado dentro de contenedores o barricas hechas de madera de roble americano para otorgar aromas y sabores sutiles complementarios al producto final.

El Tequila al entrar en contacto directo y continuo con las paredes internas de la madera, provoca la absorción de sus características organolépticas y su coloración. Entre más tiempo pase el Tequila dentro del contenedor o la barrica, su perfil organoléptico y coloración se volverán más complejos.

Las barricas y contenedores son construidas de madera debido a que la madera es un material poroso que absorbe al Tequila como una esponja, durante el día cuando las temperaturas son altas y la madera se expande el Tequila se mete por las pequeñas aberturas de la madera. Durante la noche las temperaturas bajan y la madera se contrae, expulsando de su interior el líquido que había absorbido durante el día, regresándolo al interior del contenedor, creando un flujo continuo en el cual el Tequila entra y sale de la madera de manera constante, absorbiendo así: los aromas, colores y sabores característicos de la madera.

Los Tequilas Reposados deben de encontrarse en las barricas de 3 a 12 meses. Los Tequilas Añejos comúnmente pasan por la barrica de 12 a 36 meses, mientras que los Tequilas Extra Añejos lo hacen por un mínimo de 36 meses.

Añejamiento
Acervo

La recompensa de la paciencia. El añejamiento.

Los productos que se obtienen en el proceso de destilación, en conjunto con el proceso de dilución de grados de alcohol, nos dan como resultado un Tequila Blanco que será depositado dentro de contenedores o barricas hechas de madera de roble americano para otorgar aromas y sabores sutiles complementarios al producto final.

El Tequila al entrar en contacto directo y continuo con las paredes internas de la madera, provoca la absorción de sus características organolépticas y su coloración. Entre más tiempo pase el Tequila dentro del contenedor o la barrica, su perfil organoléptico y coloración se volverán más complejos.

Las barricas y contenedores son construidas de madera debido a que la madera es un material poroso que absorbe al Tequila como una esponja, durante el día cuando las temperaturas son altas y la madera se expande el Tequila se mete por las pequeñas aberturas de la madera. Durante la noche las temperaturas bajan y la madera se contrae, expulsando de su interior el líquido que había absorbido durante el día, regresándolo al interior del contenedor, creando un flujo continuo en el cual el Tequila entra y sale de la madera de manera constante, absorbiendo así: los aromas, colores y sabores característicos de la madera.

Los Tequilas Reposados deben de encontrarse en las barricas de 3 a 12 meses. Los Tequilas Añejos comúnmente pasan por la barrica de 12 a 36 meses, mientras que los Tequilas Extra Añejos lo hacen por un mínimo de 36 meses.

Añejamiento
Acervo
Filtrado y emotellado

El final del camino. Filtrado y embotellado.

El último paso antes de iniciar el proceso de envasado consiste en filtrar el Tequila para obtener un producto translúcido y asegurar de que no existan partículas sólidas que pudieran ser desagradables al gusto del cliente.

En el caso de los Tequilas que pasaron por un proceso de añejamiento, es necesario ajustar antes del filtrado, la graduación alcohólica del producto diluyéndolo con agua, esto, en función de la graduación que se quiera obtener y apegados a los parámetros especificados por la Norma Oficial Mexicana referente al Tequila.

El filtrado se realiza con un filtro conformado por varias placas de papel de celulosa por las que el Tequila irá atravesando. Este filtrado se puede realizar a temperatura ambiente o en un ambiente frío controlado, en el filtrado en frío se permiten solidificar y retirar las grasas contenidas en el jugo de Agave que no fueron eliminados en las etapas anteriores.

En el caso particular del Tequila Cristalino, estos pasan por un proceso de añejamiento en barricas de madera de manera tradicional y después son sometidos a un sistema de doble filtrado que elimina toda la coloración que fue adquirida durante el añejamiento, de esta forma se obtiene un Tequila transparente, pero que mantiene una gran parte de los aromas y sabores producidos durante el añejamiento.

Una vez obtenido el producto final éste será transportado a nuestra línea de embotellamiento, cada una de nuestras botellas pasa por un proceso de limpieza muy riguroso antes de comenzar con el proceso de embotellamiento, de igual manera  todas las botellas son monitoreadas en cada paso para prevenir cualquier tipo de contaminación o pérdida de calidad en el producto. El control de calidad en este último paso es vital para que el producto final garantice una gran calidad  y una excelencia inigualable.

Acervo
Filtrado y emotellado

El final del camino. Filtrado y embotellado.

El último paso antes de iniciar el proceso de envasado consiste en filtrar el Tequila para obtener un producto translúcido y asegurar de que no existan partículas sólidas que pudieran ser desagradables al gusto del cliente.

En el caso de los Tequilas que pasaron por un proceso de añejamiento, es necesario ajustar antes del filtrado, la graduación alcohólica del producto diluyéndolo con agua, esto, en función de la graduación que se quiera obtener y apegados a los parámetros especificados por la Norma Oficial Mexicana referente al Tequila.

El filtrado se realiza con un filtro conformado por varias placas de papel de celulosa por las que el Tequila irá atravesando. Este filtrado se puede realizar a temperatura ambiente o en un ambiente frío controlado, en el filtrado en frío se permiten solidificar y retirar las grasas contenidas en el jugo de Agave que no fueron eliminados en las etapas anteriores.

En el caso particular del Tequila Cristalino, estos pasan por un proceso de añejamiento en barricas de madera de manera tradicional y después son sometidos a un sistema de doble filtrado que elimina toda la coloración que fue adquirida durante el añejamiento, de esta forma se obtiene un Tequila transparente, pero que mantiene una gran parte de los aromas y sabores producidos durante el añejamiento.

Una vez obtenido el producto final éste será transportado a nuestra línea de embotellamiento, cada una de nuestras botellas pasa por un proceso de limpieza muy riguroso antes de comenzar con el proceso de embotellamiento, de igual manera  todas las botellas son monitoreadas en cada paso para prevenir cualquier tipo de contaminación o pérdida de calidad en el producto. El control de calidad en este último paso es vital para que el producto final garantice una gran calidad  y una excelencia inigualable.

Acervo

Casa Calera se apega al proceso tradicional para producir y envasar Tequilas de excelente calidad, sin embargo, también se producen licores y cremas al Tequila en donde se utilizan diferentes procesos al descrito previamente en esta sección.

Casa Calera se apega al proceso tradicional para producir y envasar Tequilas de excelente calidad, sin embargo, también se producen licores y cremas al Tequila en donde se utilizan diferentes procesos al descrito previamente en esta sección.

English Spanish